miércoles

Soy victima de un diós, fragil temperamental, que en vez de rezar por mi se fue a bailar, se fue a la disco de un lugar, quizo mi disfraz...vivir como un mortal. Como no logró matarme, me regalo, una vision particular. Voluntas de humo, titilo a su encuentro, Siento el fulgor y quiero entrar. Soy victima de un diós, díscolo y muy singular, que a su antojo fiel me arrebato a mi mujer, y la interno en un lupanar, que el administró como chulo gran señor y llego hasta el fin de conseguir su impunidad, se creyó onmisiente. 

No hay comentarios: