viernes

Aturdida y abrumada, por la duda de los celos, se ve triste en la cantina una bohemia ya sin fe como una loca atormentada por el ingrato que se fue. Se ve siempre acompañada, del mejor de los amigos, que le acompaña y le dice: "ya está bueno de licor". Nada remedia con llanto, nada remedia con vino, al contrario lo recuerda, mucho mas su corazón. Una noche como una loca, mordio la copa de vino, y le hizo un cortante filo, que su boca destrozó. Y la sangre que brotaba, confundiose con el vino y en la cantina este grito, a todos estremeció: No te apures compañero, si me destrozo la boca, no te apures que yo quiero con el filo de esta copa borrar la huella de un beso, traicionero que me dio. Mozo, sirvemé la copa rota, sirveme q me destroza, esta fiebre de obsesión. Mozo, sirveme una copa rota, quiero sangrar gota a gota, el veneno de su amor.

No hay comentarios: