jueves


Yo pensaba que de él me había olvidado, acá me ves buscándolo una vez mas. Mi carcelero, mi perpetua condena, mi debilidad. Ave nocturna, tras su vuelo deja tanta soledad. Aprendí a odiarlo con el tiempo, y me sentí mucho mejor. Sin embargo uno siempre, añora al que le rompe el corazón. Ahora vuelve a seducirme cuando no lo espero, falsas promesas me ha vendido una vez mas. Yo solo se que todo puede terminar de una manera, en un rincón hecho pedazos mi amargo final. Eternamente desvelado, los huesos fríos del sudor esperando sin remedio un dulce sueño que no va a llegar. Bla, bla, bla... Yo que soy de las que piensan "nada es para siempre" de tan borracha alguna noche creo que lo olvide.

No hay comentarios: