sábado

"Cuando su confesión lastimo mis oídos,
me dije: No la escuches, no te ahogues en su mar
Yo abrí de par en par las puertas de mi alma
y deje que saliera, mi secreto peor
disimulando lo triste,
y conservando la calma
le dije: Aunque no creas, estoy buscando amor.
Nos rendimos los dos, a fingir como tontos
que yo era su marido, y ella era mi mujer,
pero al cabo de un tiempo, yo no quería ser su esposo
y ella quiso volver, a ser la dama infiel."

No hay comentarios: