viernes

Equivocarse es algo humano, pero amarte es un pecado.

Porque conozco yo el calibre de tus besos, ya no me dejo asesinar por esa boca.

No hay comentarios: