martes

Fue la vida o una mueca del destino...

En un país de heridas, donde nunca se las cierra,
dormimos todos juntos sobre penas nuevas.
La luna va al eclipse y el sol se queda solo,
y al viejo laberinto le cuesta abrir la puerta.
La vida dibujó una sonrisa en mi cara
y en un minuto triste la borró como si nada.

No hay comentarios: